APARICIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN A CATALINA

Mérida: 31 de Diciembre 2001

(El 29 de diciembre la Santísima Virgen anunció a Catalina que se dejaría ver por ella en las últimas horas del 31. En la noche del 31, a partir de Hrs. 21:30, el grupo de la Directiva del ANE nos reunimos en oración en la sede del Apostolado para hacer la Vigilia y celebrar la primera Santa Misa del año. Cuando terminábamos el rezo del Sto. Rosario, a Hrs. 23:05, Katya cayó de rodillas y apareció nuestra Madre Santísima. En la primera parte de la Aparición, Catalina lloró mucho a causa de algunas visiones que nuestra Madre le enseñó y cuyo contenido debe guardar en secreto hasta tener la autorización de Ella o de Jesús. El rostro de Catalina parecía luminoso y se cubrió de brillos dorados en la frente y mejillas, así como en las rosas que estaban en el pequeño Altar preparado con la imagen de la Virgen de Guadalupe, en algunos objetos y en el piso. Durante unos minutos Katya sostuvo una conversación con la Virgen, en la que no se oía ninguna voz pero se la veía mover los labios como en un diálogo, suspirar y llorar mientras movía la cabeza en distintas direcciones, luego Katya comenzó a repetir las palabras de la Virgen conforme se las iba diciendo ycuyo texto sigue a continuación).

 

HABLA LA VIRGEN DÁNDONOS LA AUTORIZACIÓN PARA GRABAR:

En esta noche hijitos, en la última noche del año, cuando ustedes han dejado el mundo para venir a encontrarme, a encontrarse con Jesús y consagrarle sus vidas, quiero darles un beso de amor. Ustedes consuelan el Corazón adolorido de su Madre.

No quiero decir que su crecimiento espiritual ha alcanzado niveles elevados, pero la Misericordia de Dios, Ha puesto el amor con raíces profundas en cada corazón y éste necesariamente tendrá que dar frutos. Yo les pido en esta noche que ustedes abonen esos terrenos con la oración, con el perdón, con la bondad, con la humildad, con la paciencia, con las virtudes que son propias de los que aman a Jesús, de los que obedecen al Padre y son parte del batallón de su Madre.

Mi Corazón Ha sufrido mucho durante este último año. Tantas almas se han perdido obstinadas en no escuchar Mis llamados, en no escuchar la súplica que su Madre les hace de un cambio de vida, de una conversión hacia el Señor... Tantas almas se pierden por la soberbia, porque juegan a ser superiores, se creen dioses, olvidan su naturaleza humana; olvidan, hijos Míos, que los ídolos tienen los pies de barro... Muchas otras se han perdido por los ídolos de la sexualidad, de la droga, del alcohol, porque han antepuesto sus gustos, sus placeres al pedido del Señor de cambiar de vida.

Muchas almas se han salvado porque en el último momento su Madre Celestial Ha podido socorrerlos. Estas han sido las almas consagradas a Mí, a Mi Inmaculado Corazón y al Sacratísimo Corazón de Mi Jesús. Las almas fieles que pese a sus pecados no han abandonado el rezo del Santo Rosario. Tal vez ustedes lo encuentren aburrido, tedioso, repetitivo, pero si profundizan y meditan en la vida de Jesús, en Nuestros dolores, en Nuestros gozos, en Nuestras glorias encontrarán que el Rosario es la oración que más agrada a su Madre y que más agrada a Jesús.

Hijos queridos, los Misterios Gozosos son las rosas blancas que yo lleno de Gracias, los Misterios Dolorosos son las rosas rojas que están bañadas por el sufrimiento y la Sangre de Jesús y de todos los mártires. Los Misterios Gloriosos son las rosas doradas que han hecho la Gloria de Jesús y la Gloria Mía, que Me ha permitido bajar esta noche y que hace posible que Yo Me encuentre con ustedes.

Mis pequeños, cuando quieran encontrarme, solamente tienen que agarrar el Santo Rosario y meditar sus misterios, entonces yo Me hago presente y estoy junto a ustedes para colmarlos de bendiciones, para recibir sus oraciones y depositarlas al pie del Altar del Señor.

Mis queridos, Yo los llamo Mis Guerreros porque son ustedes los valientes defensores de la obra nacida del Corazón de Jesús, purificada en Mi Corazón y depositada en el Corazón del Padre... Defiendan esta obra, no permitan que los mancillen, no hagan caso de los insultos. No van a ser mancillados si ustedes no dan importancia a cuanta oposición y a cuanta calumnia haya contra ustedes.

Cuantas veces Jesús mismo Ha sido calumniado, han mancillado Su honra como Hombre, pero no han podido dañarlo en Su Espíritu porque Éste venía del Padre, Estaba en unión permanente con el Padre, en el Espíritu Santo. De igual modo, ustedes, si están unidos a Jesús y a su Madre a través del amor y de la unidad, no serán jamás mancillados sus espíritus, aunque el cuerpo y la carne pudieran ser destrozados, porque su espíritu pertenece al Padre, pertenece al Hijo, y es esencia de Dios Uno y Trino a través del Espíritu Santo. Vivan en paz, vivan con fe, vivan con gozo.

Padres:

Sean firmes con sus hijos. Enséñenles el amor y la entrega a Dios como su primera meta. Sean ejemplo de virtud, de honestidad, y de paciencia con sus hijos.

Madres:

Sean pacientes con sus hijos, sean pacientes con su esposo, sean virtuosas. Les pido que mediten los capítulos 3 y 4 de Isaías y verán muchas cosas que no son del agrado de Dios.

Hijos:

No contraríen a sus padres. Si ellos han elegido este camino, es por que están en la Verdad. No los juzguen por que un día tendrán que dar cuenta de ello.

Hermanos:

Entre ustedes, entre todos los que están aquí presentes en esta noche, quiero entregarles una rosa Yo a mi vez, es la rosa que en cada pétalo lleva escrito el Nombre de Jesús. Vuélvanse hacia Él en sus alegrías, en sus tristezas, en sus dolores, en sus fracasos, en sus triunfos. En la noche y en el día, bendíganlo por todos los que lo maldicen, hagan actos de reparación por todos aquellos que lo ofenden. Reparen por todas las almas que blasfeman y que hacen actos satánicos con el Cuerpo Santísimo de Jesús.

Ustedes también están en el ejercito de los elegidos y todos los que son elegidos por su Madre, llevan en sí la señal de la Cruz protectora contra las malas acechanzas, contra las malas influencias, contra las maldades de satanás, Nuestro enemigo común. No va a ser fácil la batalla porque muchos trabajan contra ustedes, como contra toda obra que viene del Señor. Pero no teman, su Madre está con ustedes, Yo los cubro con Mi Manto, Yo los tengo entre Mis brazos como a Este Niño que les traigo hoy.

(En ese momento apareció entre las manos extendidas de la Virgen, el adorable Niño Jesús sonriente y, desde aquellos brazos, Jesús habla con voz de niño).

Dice Jesús:

Hijos queridos, Yo les doy Mi infantil bendición, les doy Mi bendición como Dios, en una noche fría en que muchos corazones, están cubiertos de hielo. El frío de la nieve no es tan helado como el frío de aquellos corazones.

(Hay una pausa de silencio, Katya habla con el Niño Jesús, luego la Virgen da algunos mensajes privados para algunas personas presentes y pide que luego se los haga saber en el momento que Ella lo indique).

Habla la Virgen

Cuando apenas faltan unos minutos para que termine este año, He querido estar entre ustedes con Mi amor Maternal para que cada uno sepa que ha sido invitado hoy especialmente por su Madre para estar aquí. A unos los he traído cautivados por Mi amor, a otros los he traído a través de algún pequeño juego (la Virgen sonríe). Pero siempre lo hago con el deseo de estar con los Míos.

Si ustedes piden al Padre y cumplen con todo lo que Él les ha mandado verán muchos prodigios en este pueblo y tendrá que sacudirse el corazón de tantas personas que son tan duras.

Oren por Mi Iglesia. Soy la Madre de la Iglesia y toda madre sufre cuando ve a sus niños enfermos. Mis hijos están enfermos, muchos de ellos, Tantos..., tantos..., tantos...! Están contaminados con ideologías que no son Cristianas, con ideologías que solamente llenan de basura el corazón y la cabeza de los hombres...

La verdadera pobreza, la verdadera humildad, la verdadera piedad está en la caridad y muchas almas consagradas han olvidado la caridad como un regalo supremo que el Señor Ha dejado en cada corazón, en el momento de su concepción. Don que a través de la vida cada uno debe de ir perfeccionando para parecerse a Mi Cristo, a Mi Jesús.

Cuantas almas se pierden porqué viven más en el mundo que dentro de las mismas Iglesias, con el corazón en otras cosas, con el alma al servicio del mal, de la mentira, del engaño; cuantas otras envueltas en los quehaceres del poder, ansían controlarlo todo, pero no se dan cuenta de que es Dios Quién controla todo el universo. Nada pueden hacer sin Él, y de hecho están perdiendo sus almas y perdiendo muchas otras que los siguen... Oren por ellos, hijos; traten de traerlos al rebaño del Señor.

Superen los malos entendidos, las crisis, todas estas cosas no vienen de Dios. El Señor quiere la unidad de ustedes a través del amor, a través de la fe, a través de la comprensión. Si ustedes están unidos, nada podrán hacerles, no van a poder romper la estructura de esta obra de Dios. Pero si ustedes se desunen, si ustedes no son leales, si nos son fieles, todo esto se va a tambalear y muchas almas tendrán que sufrir mucho si ustedes las abandonan.

Esta noche, en el último minuto, hagan un compromiso ante el Señor, de ayudarlo a salvar almas, de llevar adelante Su estandarte con amor, con fortaleza, con dignidad, con una sonrisa, pero sin desmayar. No tengan miedo agachar la cabeza ante Dios, pero no la agachen ante los hombres, quiero decirles: sean fuertes, amen al Señor, regálenle sus alegrías. Ofrézcanle sus pruebas y dificultades...

Quiere el Señor que en cada hogar reine la paz, pero cada uno de ustedes tiene que contribuir a esa paz. Huyan de aquello que les roba la paz. Aléjense de las trampas que les tiende el demonio. Jesús quiere la perfección, Jesús quiere que el ANE sea un semillero de santos y de hecho, si ustedes crecen y se consagran al Señor, tendrán entre sus filas muchos santos...

Todo hombre debe luchar por la santidad y para ello debe nutrirse con la oración. No teman querer ser santos, porque todo lo que sufre un santo en vida es apenas una brizna de paja al lado de toda la eternidad de gozo y de amor que vive en el Cielo.

(En este momento, Katya fue describiendo a algunas personas que veía aparecer paulatinamente hasta llenarse un gran espacio y al mismo tiempo fue diciendo los nombres, pero luego se formó una muchedumbre de santos, que no podía ya repetir sus nombres porque la Virgen siguió hablando. Los presentes mirábamos que la mirada de Katya se dirigía a varios lugares alrededor de la aparición).

Sigue la Virgen

Hoy Me acompañan: (Katya va diciendo sus nombres): el Papa Juan XXIII, Padre Pío, San Francisco de Asís, Sta. Catalina de Siena, Sta. Martha, Sta. María Magdalena, San Carlos Borromeo, San Martín de Porres, Mons. Escrivá de Balaguer, San Miguel Arcángel, San Rafael, San Gabriel.

No tengan miedo, la Corte Celestial vela por ustedes, si es preciso para un cristiano el martirio, vayan al martirio con gozo; amando su cruz como amó Jesús la Suya.

Ahora Mis hijos quiero bendecir todos los objetos religiosos que llevan. Bendigo a cada uno de sus familiares... No se preocupen, en este momento Yo estoy junto a cada uno de ellos y aunque no pueden mirarme, también les doy Mi bendición...

En el momento que empiece la Santa Misa todos los Ángeles, todos los Santos se unirán a Nosotros para dar gracias a Dios, para consagrar al Señor a todos ustedes. No teman pedirles, porque la Comunión de los Santos incluye todo esto.

Voy a dar un beso en la frente de cada uno de ustedes, dejándoles Mi aroma Maternal. Tengan paz en sus corazones y sirvan siempre al Señor. Que la bendición de la Ssma. Trinidad descienda sobre ustedes... Ella misma se santiguó diciendo: En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

(Hubo todavía unos instantes en que la Virgen le hablaba algo personal a Katya y luego subió toda la aparición verticalmente y vimos volcarse violentamente la cabeza de Katya hacia arriba y luego inclinarse hacia atrás, tanto que creímos que se iba a caer).



Return to Mary's corner